Follow DLTK's on Google
Inicio

     [Nuevo]
Loading

[en Inglés]

Actividades de la Biblia de DLTK para niños
La historia de Adán y Eva

Libro del Génesis:  Capítulo 2 y 3
(Versión para niños)

escucha
 

Dios tomó arcilla de la tierra e hizo la forma de un hombre.  Luego lo sopló cuidadosamente.  Los ojos del hombre se abrieron y este cobró vida.  Dios lo llamó Adán.

El Señor hizo un hermoso jardín para que el hombre viviera en él.  El jardín, llamado el Edén, estaba lleno de muchas cosas maravillosas.  Crecían hermosas flores por todas partes.  Los pájaros cantaban en los árboles, corrían arroyos por el valle y los animales se paseaban por los campos.

Dios había hecho al hombre a Su imagen para que lo acompañara y cuidara el mundo.

Dios trajo los animales a Adán, uno a la vez, para darles sus nombres.  "Elefante", dijo, o "Tigre", o "Puercoespín".

Pero Dios se sintió afligido por Adán.  "Ninguno de estos animales es realmente como él", pensó Dios, "Adán necesita a alguien para compartir su vida.  Alguien que lo cuide y a quien cuidar".

Esa noche Dios tomó una costilla del costado de Adán e hizo una mujer.  Cuando Adán se despertó la mañana siguiente encontró a Eva, dormida a su lado.  Adán se alegró mucho.  Tomó su mano y ella despertó.  Eva miró a Adán y sonrió.

Dios dijo al hombre y a la mujer que su trabajo era cuidar su nuevo hogar.  Los bendijo diciendo; "Todo esto es para ustedes.  Tomen lo que deseen.  Pero nunca toquen el árbol en la mitad del Jardín.  Ese árbol abre el conocimiento de lo bueno y lo malo.  Morirán el día que coman su fruto".

Dios no quiso decir que Adán y Eva caerían muertos en el momento en que comieran el fruto del árbol.  Quiso decir que con el tiempo morirían sin su Espíritu morando en ellos.

Un día Adán y Eva estaban recolectando bayas para la cena cuando ella escuchó una dulce voz a sus espaldas.

La voz preguntó suavemente "¿te ha dicho Dios que puedes comer el fruto de todos los árboles?" Eva se volteó y vio que una serpiente le hablaba.

"Dios nos ha dicho que podemos comer todos los frutos excepto los que crecen en el árbol del conocimiento del bien y del mal", dijo Eva a la serpiente.

"¡Oh, vamos, que tontería!  Me cuesta pensar que una fruta tan hermosa puede hacerte daño", mintió la serpiente.  "Dios sabe que si comes del árbol del conocimiento del bien y del mal te volverás como Él y podrás decidir por ti misma lo que esta bien y lo que esta mal".

La mujer miró el fruto y pensó en lo delicioso que se veía.  Pensó en lo maravilloso que sería ser tan sabio y poderoso como Dios.  Creyó la mentira de la serpiente y comió el fruto y también le dio unos a Adán, quien estaba con ella, y él también comió.

Eva tuvo una sensación extraña en la boca del estómago.  Se inquietó y se preguntó qué le estaba pasando.  De repente cayó en cuenta que se sentía culpable – había desobedecido a Dios y sabía que había hecho mal.

Tan pronto como comieron el fruto, Adán y Eva cambiaron.  Se volvieron infelices y temerosos de Dios.

Adán y Eva oyeron que Dios los llamaba.  Sin pensarlo, se internaron en el bosque pero Dios sabía dónde estaban.  Cuando Dios les preguntó si habían comido del árbol del conocimiento del bien y del mal que les había pedido no tocar, se culparon uno a otro por sus pecados.

Dios estaba triste porque Adán y Eva le habían desobedecido.  Les dijo que debían salir del Jardín del Edén, "De ahora en adelante tendrán que sobrevivir de la tierra.  Tendrán que hacer sus ropas y sembrar su alimento.  Nada se les dará con facilidad – ni siquiera el dar a luz.  Y un día morirán".

 

Versión imprimible de estas instrucciones


Inicio
Privacidad
Condiciones de uso

 

© 1998-2014 DLTK's Inc.