Follow DLTK's on Google
Inicio

     [Nuevo]
Loading

[en Inglés]

Países y Culturas de DLTK – Mitología griega
Cómo Prometeo les dio el fuego a los hombres

Escrita e ilustrada por Leanne Guenther – basada en la mitología griega
 

Mitología griega

Hace muchos años, según cuentan las historias de la gente de la antigua Grecia, vivían dos hermanos que no eran como otros hombres, o como los dioses y diosas del Monte Olimpo.  Ellos eran los hijos de uno de los Titanes que había luchado contra Zeus y había sido encadenado y enviado a prisión en el mundo inferior.

El nombre del mayor de estos hermanos era Prometeo (que significa previsor).  Prometeo siempre estaba pensando en el futuro y alistando las cosas para lo que pudiera pasar mañana, o la semana siguiente, o el año siguiente, e inclusive en cien años.  El hermano menor se llamaba Epimeteo (que significa quien actúa y luego piensa).  Epimeteo siempre estaba ocupado pensando en el ayer, o en el año anterior, o cien años atrás, y nunca se preocupaba por lo que pasaría en el futuro.

Prometeo no deseaba vivir entre las nubes del Monte Olimpo.  Estaba demasiado ocupado para hacerlo.  Mientras que los dioses pasaban sus vidas en inactividad, bebiendo el néctar y comiendo ambrosía, él planeaba como hacer el mundo más sabio y mejor de lo que nunca antes había sido.
 

Así que en lugar de vivir en Olimpo, Prometeo salió y se mezcló con los hombres para vivir con ellos y ayudarles y pronto notó que estos ya no eran felices como lo habían sido durante los días de gloria cuando Crono, el titán, era rey.  Los encontró viviendo en cuevas y en agujeros en la tierra, temblando de frío porque no había fuego, muriendo de hambre, perseguidos por las bestias salvajes y también persiguiéndose entre ellos—las más miserables de todas las creaturas vivientes.

mitología griega"Si sólo tuvieran fuego", se dijo Prometeo, "al menos podrían calentarse y cocinar su comida, y después podrían aprender a hacer herramientas y construir sus propias casas.  Sin fuego, son peores que las bestias".

Prometeo fue con valentía a ver a Zeus y le rogó que les diera fuego a los hombres, para que pudieran tener un poco de comodidad durante los largos y sombríos meses de invierno.

"¡No lo haré!" dijo Zeus, "¡No compartiré ni una chispa con ellos!  Porque si los hombres tuvieran fuego podrían volverse fuertes y sabios como nosotros y después nos sacarían del reino.  Además, el fuego es una herramienta poderosa y ellos son demasiado pobres e ignorantes para confiárselo.  Es mejor que nosotros en el Monte Olimpo gobernemos el mundo sin amenazas para que todos seamos felices".

Prometeo no respondió, pero en su corazón estaba el ayudar a la humanidad y por lo tanto no se rindió.  Cuando caminaba por la orilla del mar encontró un largo tallo de hinojo.  Lo partió y luego vio que su centro hueco estaba lleno de una sustancia seca y suave que quemaría lentamente y permanecería ardiendo por un largo tiempo.  Se llevó el tallo mientras comenzaba un largo viaje a la cima del Monte Olimpo.

Mitología griega"La humanidad debe tener fuego, sin importar lo que haya decidido Zeus", se dijo a sí mismo.  Y con ese pensamiento se escabulló silenciosamente en el dominio de Zeus y robó una chispa de su relámpago.  Prometeo tocó el extremo del largo tallo con la chispa y la sustancia seca dentro de él prendió fuego y ardió lentamente.  Prometeo se apresuró a su propia tierra, cargando con él la preciosa chispa escondida en el centro hueco de la planta.

Cuando llegó a casa, llamó a algunos de los hombres temblorosos para que salieran de sus cuevas e hizo una fogata para ellos, y les mostró como usarlo para calentarse y para cocinar sus alimentos.  Hombres y mujeres se reunieron alrededor del fuego, ya no tenían frío y estaban felices y agradecidos con Prometeo por el maravilloso regalo que les había traído.

Una fría mañana de invierno, Zeus miró hacia abajo desde el Monte Olimpo y notó fogatas que ardían alegremente en los hogares de hombres y mujeres en cada villa a lo largo de las tierras.  No le tomó mucho tiempo comprender que Prometeo lo había desobedecido y le había dado el fuego a los hombres.

Zeus estaba muy enojado y ordenó encadenar a Prometeo a una montaña para que sufriera allí por toda la eternidad.  Y allí quedó Prometeo, pensando en el futuro, feliz sabiendo que había dado el fuego a los hombres, hasta que un día fue rescatado por Hércules, el hijo mortal de Zeus...  ¡pero esa es una historia para otro día!


 

Versión imprimible de estas instrucciones

 


Inicio
Privacidad
Condiciones de uso

 

© 1998-2014 DLTK's Inc.